Nunca solos

En  tiempos duros de pandemia, confinamiento en familia o soledad, hay personas celestiales que siempre nos acompañan y ayudan.

El Creador nos cuida por medio de su Hijo Jesús que nos redime en todos los momentos y su excelsa Madre, María, que intercede por nosotros todos los días y en especial, en las jornadas más tristes.

BENDICIÓN DIVINA

Brisa que nos da ternura

dulcemente maternal.

Divina Virgen del Carmen,

protectora virginal.

Estrella del marinero,

esclava del Creador,

comprendes al pecador

que te mira con amor, 

tan arrepentido a tus pies,

que humillado por la vida

te reza y pide perdón.

Tú lo acoges y consuelas,

dándole tu bendición.

Vuelve a remar con la barca

ayudado por Jesús

porque Tú, Madre del alma

se lo pides por favor,

que acompañe a los que sufren

en el largo caminar

de la alegría o el dolor

de la enfermedad o salud.

¡SIEMPRE CONTIGO SEÑOR!