Bendiciones solidarias

El domingo, día 23 de junio se celebró la procesión del Corpus Christi, una festividad en la que conmemoramos la solidaridad de Jesús, que mediante su sufrimiento y su sangre derramada en la cruz redentora, logró salvar a la humanidad.

Su Sagrado cuerpo compartido en la Eucaristía y recibido con veneración y humildad, no podríamos recibirle en nuestro corazón si no fuera por su infinita misericordia regalada en el Sacramento de la Penitencia cuando nos arrepentimos y queremos recibir un abrazo de perdón a través del sacerdote.

Su cercanía a nuestros corazones se logra a través del Sacramento Eucarístico.

Para derramar sus bendiciones en cada localidad es llevado en procesión en magníficas alfombras de pétalos de diversas flores para demostrar nuestro agradecimiento y amor hacia sus benditos Cuerpo y Sangre, símbolos de redención y amor universales.

Podemos ver esta bella devoción a través de las siguientes imágenes: