El Poder de la Oración

Se acercan días felices en el mes de mayo, el mes de María,el de la Madre Milagrosa que nos cuida y nos protege.

El mes de las flores que ponemos a sus pies y que son nuestras oraciones y peticiones benditas para los demás y las nuestras.

Para estar más cerca de nuestra Madre del cielo solamente tenemos que acercarnos para honrarla en su bendito triduo los días 7,8 y 9 de junio. Ellos nos conducen a su festividad en la advocación de María Milagrosa que nos colma el alma de serenidad y un amor infinito.

Salvadora Amorosa

¡Oh tierna y tan dulce Madre!,

que te mira con amor,

cuando te comportas bien

o fallas al gran Señor.

Su Medalla Milagrosa,

te libra del perdedor,

el demonio caprichoso,

que te conduce al terror

del infierno que es horror.

Virgen pura y bendita,

líbrame del tentador

y no me abandones nunca

porque te quiero seguir

hasta ese destino hermoso,

que es tu Hijo,el Salvador.