Azucenas para el Redentor

El Adviento comienza con dos fechas que iluminan el camino hacia Belén.

La primera fiesta,el 8 de diciembre, es la de Nuestra Madre en su advocación de “Inmaculada Concepción”.

La segunda es la festividad de San Juan de la Cruz, que comenzaremos con la celebración de un triduo los días 11, 12 y 13 de diciembre en honor a este santo, Durante estos días, podemos reunirnos en la Capilla de San Juan de la Cruz situada en la Ronda Santa Ana para compartir las Eucaristías a las 20:00 h.

Para finalizar la veneración al santo, el 14 de diciembre, día de su conmemoración, la Eucaristía será en el Santuario Nuestra Señora del Carmen a las 20:00h.


Tanto San Juan de la Cruz como Santa Teresa de Jesús, amaban al Salvador infinitamente.

Su amor hacia Cristo se proyecta en sus vidas y en aquellos con los que conviven.

En su encuentro en Medina del Campo, Santa Teresa, en la 2ª Fundación llamada San José, propone a San Juan reformar el Carmelo masculino de Descalzos.

Resultado de imagen de san juan de la cruz y santa teresa de jesús

San Juan, una persona reflexiva, un varón pequeño pero de fuerte personalidad, se enfrentará a encarcelamiento y penurias por la reforma, pero sus frutos y los de Santa Teresa, aún hoy, en el Siglo XXI, siguen floreciendo e interesando a muchas personas que se ilusionan en vivir entregando su vida a Jesús en una oración continua cada día en sus conventos de Clausura o evangelización en los colegios de Carmelitas en España y otros lugares.

Su admiración y amor común hacia el Redentor, quedó plasmado en estas bellas composiciones que realizaron.

San Juan compuso esta poesía en su obra “Noche Oscura” :

Quedéme y olvidéme,

                                                           el rostro recliné sobre el Amado,                                                       

cesó todo y dejéme,

dejando mi cuidado 

entre las azucenas olvidado.

Y Santa Teresa en su poema “¿Qué mandáis hacer de mi?” expresa su anhelo de cumplir la voluntad de Cristo en su vida diaria. Y así escribió estos versos tan maravillosos;

Dadme Calvario o Tabor,

desierto o tierra abundosa;

sea Job en el dolor,

o Juan que al pecho reposa;

sea viña fructuosa,

o estéril, si cumple así:

¿qué mandáis hacer de mi?

Imagen relacionada