Caridad fraternal originada en Jesús

Hoy domingo celebramos la más bella noticia para la humanidad.Esta magnífica nueva es la eterna presencia de Jesús en el mundo en forma de pan y vino transubstanciado en Cuerpo y Sangre del Salvador.

Las calles de pueblos y ciudades se han vestido de fiesta y han elaborado alfombras con pétalos de rosa y otras diversas flores para recibir la procesión de la Custodia Divina que aloja el gran milagro de tu cercanía entre los seres humanos, que busca una mirada generosa y una mano fuerte que sostenga nuestras debilidades.

Además Jesús, solo Tú puedes transformarlas en bellas posibilidades de ayuda a los demás.

Cuerpo y Sangre de Jesús, consuelo de Salvación 

Cuerpo de Cristo Divino,

entregado por amor,

Sangre Excelsa de Jesús,

derramada en la pasión.

Os adoro y os venero,

dadme vuestra bendición,

para seguir caminando 

con esperanza y consuelo

de lograr mi gran anhelo, 

que es contemplarte en el cielo.

No tengo méritos propios,

solo tu gran caridad,

la que Tú Amor nos regala,

cada día sin cesar

en la eterna Eucaristía.

No dejes sin tu consuelo 

a la humanidad perdida.

Sin tu Cuerpo y sin tu Sangre,

no tenemos salvación.

Por eso Jesús bendito,

quédate en mi corazón.