Cuaresma: Caminando hacia la Pascua

 “SIGUIENDO SUS HUELLAS”

Cuaresma es tiempo,

tiempo de reflexión:

de no caer en la tentación,

de escuchar al que ofrece perdón

de Jesús que se transfiguró

en el Monte Tabor.

Tiempo de buscar el agua

de la Vida Eterna del Salvador.

Queremos ser samaritanos

para obtener tu Amor.

Abramos los ojos al Creador,

porque creemos ver,

pero estamos ciegos sin la Fe.

Resucitemos como Lázaro

ante la llamada del Amigo

que nos quiere regalar:

la Vida Eterna Celestial.

http://www.missionkits.org/tarjetacuaresma10/

PRIMER DOMINGO DE CUARESMA:

“El Mensajero del Reino de los Cielos”

Jesús bautizado por Juan Bautista

se retira a meditar al desierto

y allí cuarenta días estará,

orando, ayunando y meditando.

Al finalizar esos días,

el diablo le tentará.

Jesús como Mensajero,

a las tentaciones no se rendirá:

ni al hambre, ni a las riquezas, ni a ser el Rey Universal.

¿QUÉ QUEREMOS SER?

A VECES, NOSOTROS SOMOS ATRAÍDOS POR LA GULA, EL CONSUMO Y EL CREERNOS SUPERIORES A LOS DEMÁS.

¿ ESTO LLENA EL VACÍO DE NUESTRO CORAZÓN?

 

SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA:

              Asombrados con la transfiguración de Jesús”

Jesús es el Hijo del Hombre Divino,

que tiene una Personificación Divina

 porque es Hijo del Creador

y su forma humana es heredada,

por ser bendito fruto de María,

la humilde esclava del  Señor.

http://www.missionkits.org/tarjetas/cuaresma/puerta/

TERCER DOMINGO DE CUARESMA:

“Esperando en el Pozo de Sicar”

Jesús estaba sentado

y llegó la samaritana

a la que Él esperó.

Queremos ser samaritanos

para que nos regales, Señor,

tu agua de Salvación.

 

¿SEGUIMOS ESPERANDO O ESTAMOS CAMINANDO, SIGUIENDO AL MESÍAS PARA QUE GUÍE NUESTRO CORAZÓN?

 

CUARTO DOMINGO DE CUARESMA

“Luz salvadora”

Jesús hablando con Nicodemo, le expuso una historia para que comprendiese que Él iba a salvar al mundo por medio de su sufrimiento.

Una madre y un hijo que estaban paseando por un pueblo sufrieron un pequeño accidente. Se acercaba un coche y el niño siguió a la pelota que se le había escapado de las manos. La madre, al verlo, se abalanzó sobre el coche para evitar el atropello de su hijo.

El coche frenó y como circulaba lentamente, solamente tiró al suelo a la mamá.

El conductor bajó del coche y recogió a la mujer y al niño y los llevó al hospital.

Cuando la madre recobró el conocimiento, fue preguntada por el médico sobre lo sucedido. Ella respondió que prefería sufrir el atropello antes que su hijo padeciese cualquier dolor.

Nicodemo preguntó al Maestro:

-¿Qué quieres decir con esta historia?.

Entonces tomó Jesús la palabra y contestó:

– El Padre Dios es la madre que protege a su criatura, que es la humanidad. Por eso, siendo más misericordioso para demostrar cuanto ama el Creador al mundo, me entrega a mí, su Hijo, como rescate al pecado, el dolor y la muerte para que los seres humanos puedan recobrar la Vida Eterna, que era su primera intención al crear el universo.

Por eso, la LUZ, que soy YO, vine a alumbrar con mi VERDAD y el CAMINO DE LA CRUZ, que es el que conduce hacia mi PADRE, a los que vivían en tinieblas desde el pecado de desobediencia de Adán y de todos sus descendientes  que siguen con sus faltas de amor a Dios.

¿Queremos ser testigos de la Luz de Jesús esta Cuaresma o seguir viviendo en la oscuridad del consumismo, el egoísmo…?

QUINTO DOMINGO DE CUARESMA

“Jesús es la Salvación”

Este quinto domingo de cuaresma, el Evangelio nos revela como Jesús anuncia que llega el momento en el que con su Pasión, Muerte y Resurrección va a ser glorificado y logrará la Salvación de la Humanidad.

Un Corazón Inocente será glorificado

La hora de la Nueva Alianza

había llegado para ser glorificados

el Padre Celestial y su Hijo Jesús,

para ser perdonados, los seres humanos.

El Príncipe de este mundo,

padecerá y morirá en una Cruz

para rescatarnos de nuestras debilidades,

pecados e iniquidades.

Un Corazón Inocente,

logró rescatar

a los expulsados del Paraíso Terrenal.

El Creador lo glorificará

con la Resurrección Universal,

por el sagrado y bondadoso

Corazón de Jesús, Hijo de Dios,

seremos salvados, si lo imitamos,

y a su Divino Perdón nos confiamos.