La sonrisa inocente del Niño Jesús de Praga

La sonrisa de Jesús quiere alegrar al mundo que tiene en sus manos. Su dulce y tierna manita, coge con suavidad una bola que representa la tierra, tan necesitada de alegría porque las guerras, las enfermedades y el dolor se extienden por numerosos países.

El Niño Salvador cuida de los tristes,de los enfermos y los emigrantes por causas de las guerras.

Su otra manita, se extiende para ofrecernos una ayuda individual y personal.

Muchas veces, nuestra desorientación nos impide ver y ayudar a ese inocente Jesús en cada niño y en cada persona que nos pide ayuda con una mirada lánguida porque no se atreve a pronunciar que necesita nuestra atención para resolver su soledad, su silencio y su carencia de amor.

Miremos e imitemos al amoroso Niño de Praga para que todos puedan sentir que no están solos y que son escuchados y queridos por las personas que aman a Jesús y tratan de ser la mirada, la sonrisa y el reflejo de ese Rey del Universo que no es lejano porque acaricia con su mirada,consuela con su voz misericordiosa y nos intenta recibir abriendo sus brazos en una Cruz Salvadora que quiere iluminar al mundo con el amor del Padre Creador.

Para meditar sobre la ayuda que podemos regalar a los que nos rodean y a los que están algo más alejados de nosotros, podríamos participar en el chocolate solidario que será a las 19:00 h. del día 28 de enero y a continuación ofreceremos nuestro apoyo asistiendo a la Eucaristía de las 20:00h que se celebrará en el Santuario Nuestra Señora del Carmen de la localidad. La Escolanía  Stella Maris nos endulzará con sus bellas canciones durante la misa.

Lo aportado en las dos actividades será para apadrinar a un niño de Perú.