Navidad mágica en Medina del Campo

Había nevado aquella mañana y Medina del Campo  presentó un paisaje de postal navideña.

Mi familia y yo bajamos a la plaza y los árboles reflejaban destellos de arco iris invernal.

Seguimos el paseo hacia el Castillo de la Mota y al salir de las escaleras del pasadizo, nos encontramos con un niño de una belleza divina pero que llevaba puestas unas sencillas sandalias marrones.

Sus pies descalcitos me daban una pena inmensa. Su mamá le llamó y él acudió rápidamente. De la mano de sus padres se dirigió hacia el castillo como nosotros.

Dije a mi mamá: Pronto será Navidad, ¿Por qué no vamos a casa para darle a ese niño unas botas mías, ya que para que quiero tres pares?.

Mi hermana pensó en una idea más bella y dijo a papá: Además de darle sus botas mi hermano, ¿Por qué no les llevamos a comer a los tres?.

Mis padres se miraron y sin decir una palabra se acercaron a la familia desconocida y les invitaron.

En el castillo jugamos a tirarnos bolas, fue una comida deliciosamente sencilla, pero inolvidable.

Cuando se fueron, no sé como apareció una rosa en un jarrón que nos habló:

Por vuestra bella obra, Jesús os concede ser una familia unida y feliz. No dejéis de hacer buenas obras y de nuevo estaréis con Él para siempre en su paraíso.

Comprendí que aquella familia humilde era la Sagrada Familia, pero en cada ser humano está Jesús. ¿Aún no has descubierto este gran mensaje del Señor?

¡Si no te paras a pensar

en hacer el bien,

será Navidad en la calle

pero nunca en tu familia

ni en tu corazón

y tu alma no madurará

hacia el Camino, la Verdad

y la Vida!

¿Es de verdad tu vida, llena de vacíos, una vida feliz?

En Alba de Tormes también se celebra la Navidad. Os obsequiamos con estas bellas imágenes enviadas por el P. Miguel Ángel, que como sabéis está en Alba de Tormes, pero nos recuerda con muchísimo cariño y nosotros, los medinenses, también le recordamos con gran afecto.