El don de la Medalla Milagrosa

Cuando miramos al cielo,

vemos una estrella luminosa, 

que brilla tanto como el sol.

Es María, la Madre Milagrosa,

que nos regala su amor.

Catalina, Catalina una voz escuchó,

era la Virgen Santísima

que en la capilla apareció,

era tan Bella la Madre,

bendita Madre de Dios.

Catalina tan asombrada,

sigue al Niño, que la lleva

hacia la capilla iluminada,

y ve a la Madre del Cielo,

por la que tanto suspiró.

Le da un Mensaje Divino,

y una Medalla por Don,

a la que el mundo se acoge,

con inmensa devoción.

La Medalla, el rosario

y escapulario de Amor,

son símbolos que la Virgen,

a Catalina le dio,

para que sean un signo

de su Inmaculada Concepción,

con ellos la humanidad

y con su fe en Jesús,

lograrán la salvación.

Os sugerimos que veáis este documental para conocer la biografía de Santa Catalina Labouré